Share

Ruta a la Sierra Palomera. Desde las ventanas de la Posada de Clotilde  y también  desde el cerro San Cristóbal. Se ve majestuosa la Sierra de Palomera. Su cima.  He crecido bajo su mirada. Allí esta cuando salgo de casa, me mira al salir y al entrar. Por ello, hace ya mucho tiempo que tenia el sueño, la necesidad,  de descubrir aquella montaña. Que  todos días me da los buenos días y las buenas noches al cerrar y abrir la ventana. Así que, me decía verano tras verano. De este no pasa, tengo que subir a Palomera, y este año por fin llego. Juan y yo una mañana,   cogimos el almuerzo y nos fuimos a conocer a nuestra montaña vecina a  descubrir Palomera.

No era posible que tuviera 50 años y no la conociera.

La subida no presenta ninguna dificultad se puede acceder desde vario pueblos, nosotros lo hicimos desde Torremocha (Teruel), al subir vas cuarteando descubriendo las partes llanas con pequeñas praderas, y así paso tras paso a lo que te das cuenta entre el viento, los pájaros que te salen al encuentro de los pequeños arbustos y el sonido de la montaña , vas descubriendo la cima y por fin tras subir una pequeño cerro de piedras,  el mirador. Palomera esconde un  valle magestuoso desde donde puedes ver los pueblos de alrededor. En su cima, puede sentarte y contemplar la grandeza de la naturaleza. Divisaras lo hecho por el hombre junto con  lo que la  naturaleza nos ofrece, sus flores, la llanura, la cercanía con el  viento, el sol y las nubes. Si guardas un momento de silencio arriba en la cima, puedes descubrir un poco de ti, sentir los pensamientos, interiorizar tus sueños, tus miedos, por lo tanto cerrando los ojos el tiempo pasa sin darte cuenta. y así también con los ojos cerrados visualizas lo que has visto y te llevas en la retina la foto de una excursión que no olvidaras.

Yo al abrir la ventana de nuevo cada día,  evocare las vistas que ya son mías, no solo de la Palomera.

Animaros.